Sistema Político y Electoral del Japón

Introducción, Sistema político, Régimen constitucional, Ocupación militar y Constitución de 1947, Sistema electoral, Sistema de partidos, Características fundamentales, Principales partidos políticos tradicionales, Crisis política y nuevos partidos, Anexo estadístico, Bibliografía. Visitar

Extracto

La vida constitucional japonesa inició en el año de 1868 cuando, después de la forzada apertura a Occidente, fue reinstaurada en el poder la dinastía Meiji. Los nuevos gobernantes estaban convencidos de la necesidad de modernizar a Japón, por lo que iniciaron un programa de profundas reformas económicas, sociales, políticas y militares. Se trataba de colocar al país en el primer plano internacional. La revolución iniciada en la era Meiji teníaun perfil fundamentalmente nacionalista y estaba encaminada a hacer de Japón una potencia que pudiera rivalizar económica y militarmente con Estados Unidos y Europa. De ninguna manera se pretendía efectuar una reforma a las estructuras culturales y religiosas japonesas ni de transformar las tradiciones y costumbres de la nación. La fórmula japonesa se ha caracterizado, desde entonces, por la imitación de los modelos de desarrollo económico y de administración pública occidentales, pero ha conservado, casi intactos, los milenarios perfiles culturales nacionales.

Para cumplir con sus objetivos, los dirigentes del periodo Meiji desarticularon en pocos años el sistema feudal japonés y lo sustituyeron por un mecanismo de administración burocrático centralizado, en el cual los ascensos serían determinados más por el mérito personal que por el linaje social. La educación, la impartición de justicia y las prácticas comerciales fueron modernizadas de acuerdo con las pautas occidentales en boga. Se abolió el rígido sistema social de castas, se propició un intenso desarrollo industrial bajo la tutela del Estado, y se organizó unejército y una armada modernas y eficientes, con base en la conscripción universal de tropas que serían entrenadas por oficiales profesionales, con lo cual pasaba definitivamente a la historia la institución medieval de los samurais.

En lo político, se estableció un gobierno que dio lugar, por primera vez en la historia japonesa, a una administración central compuesta por ministerios dirigidos por una burocracia profesional. La Carta del Juramento de 1868 fue la base del nuevo sistema. Aunque el documento seguía reconociendo el carácter cuasi divino del emperador (indiscutible jefe de Estado) y se caracterizaba por su vaguedad y por su susceptibilidad a recibir las más diversas interpretaciones, constituyó el primer convenio legal mediante el cual la clase gobernante se comprometía a basar su gobierno “en una amplia consulta”, a garantizar que los individuos serían libres de perseguir sus realizaciones personales, a procurar que los intereses nacionales se antepusieran a los particulares y a que las “costumbres del pasado” fueran sustituidas por las prácticas modernas llegadas de Occidente. De esta manera, si bien no se instituyó una democracia de tipo occidental, sí se dieron los primeros pasos para terminar con el absolutismo monárquico y feudalista que había imperado por siglos en el país.

Las reformas del periodo Meiji pronto empezaron a dar resultados espectaculares. El país se industrializó y se convirtió enuna potencia militar. Al mismo tiempo, la aparición de nuevasclases sociales, producto de las profundas modificaciones efectuadasen la economía, el comercio y la administración pública, dio lugar a que se extendieran las demandas de una mayor apertura política. La oligarquía gobernante pronto se dio cuenta que debía efectuar cambios sustantivos al sistema político para hacer que éste separeciese más a los gobiernos constitucionales de Occidente. Aliniciar ladécada de los ochenta del siglo xix surgieron los primerosclubes y asociaciones (germen de los partidos políticos), que demandaban la redacción de una constitución decorte liberal que ampliara las libertades cívicas e instaurara un Parlamento electo ante el cual las autoridades gubernamentales fueran responsables.