La Relación Patria-Golá en la Ideología Sionista

El pensamiento de los “padres del sionismo”, Estado judío, Esquemas concebidos en etapas de cristalización, Eretz Israel, La patria y la golá, La negociación de la Diácpora, Negación de la golá, Tendencias de la acción desarrollada, Bibliografía. Visitar

Extracto

El pensamiento de los “padres del sionismo” sobre la relación patria-golá puede ser sintetizado en dos esquemas. E1 primero de ellos encontró su formulación más exacta en la doctrina de Herzl y el segundo, en la de Ajad-Haam. Herzl basó la creación de su “Estado judío” en una acción política de gran envergadura llamada a resolver radicalmente el “problema de los judíos” de la diáspora, a ganar la aprobación internacional para la erección de dicho Estado, y a asentar posteriormente en el mismo a todos los judíos que lo deseasen. En el pensamiento de Herzl, la concreción de su programa abriría una disyuntiva decisiva: quienes ascendiesen a Eretz-Israel seguirían siendo judíos y vivirían en su propio país y en su propio Estado, mientras que los que no deseasen inmigrar a él podrían asimilarse fácilmente a su medio gracias a la salida masiva de quienes no fuesen capaces de asimilarse. A estar a este enfoque, el problema de las relaciones entre la patria y la golá dejaría de existir. La diáspora estaba llamada a edificar la patria y a desaparecer. Contrariamente a Herzl, Ajad-Haam concibió la concreción del sionismo como un desenvolvimiento tan lento que no tendría la menor posibilidad de resolver la “cuestión de los judíos”. En primer lugar -sostuvo- ese prolongado proceso no aliviaría las insoportables penurias de las masas judías del este de Europa y, en segundo lugar, incluso pasado mucho tiempo Eretz Israel no acabaría de absorber a todo el pueblo judío. La mayoría de éste, identificándose como judía, permanecería en la diáspora. La tarea del sionismo, por eso, era la de hallar solución al “problema del judaísmo” y no “de los judíos” y ese “problema del judaísmo” consistía en asegurar la continuación de la existencia del pueblo judío como conglomerado específico, incluso sin tener ninguna perspectiva de liberarse totalmente de la diáspora y a pesar de que las condiciones modernas conmovían los marcos de su fe y el estilo de vida religioso que lo habían caracterizado anteriormente.