Teoría del método

El conocimiento como lenguaje, Análisis del lenguaje, Estructura lógica, La inferencia o conocimiento mediato, Inferencia espontánea, Inferencia rigurosa, Patrones de inferencia, Táctica y estrategia, Deducción e inducción, Justificación y descubrimiento, Las hipótesis científicas, Las hipótesis como explicación, Pluralidad de hipótesis, Refutación, Verificación, Confiabilidad del método hipotético-deductivo, Integración de hipótesis, Distintas clases de enunciados, Funciones de la ciencia, crítica de la unidad de la ciencia. Visitar

Extracto

La ciencia es un proceso que desemboca en un lenguaje: los resultados del quehacer científico son formulados en proposiciones que llamamos, por ejemplo, hipótesis o leyes científicas. Los procesos psicológicos del científico, o sus operaciones mecánicas en el campo o en el laboratorio, no interesan a la teoría del método. Lo que interesa son las formulaciones y sus respectivos valores lógicos, o sea, su verdad o falsedad. La teoría del método se preocupa por la justificación de esas formulaciones, por el fundamento para aceptarlas dentro de nuestro sistema de creencias, si es que las aceptamos; o para rechazarlas, si así lo decidimos.

Análisis del lenguaje

La teoría del método es, ante todo, análisis de lenguaje. No de todo lenguaje, sin embargo, sino de aquel que intenta informarnos sobre la configuración de la realidad. No interesa el lenguaje como expresión de sentimientos o como medio de provocar emociones o impartir órdenes, sino sólo como forma de trasmitir o conservar información. Las piezas lingüísticas que somete a análisis son los enunciados o proposiciones, es decir, aquellas unidades del lenguaje que pueden ser juzgadas según criterios de verdad y falsedad. Muchas de las frases que son emitidas o percibidas no intentan primordialmente comunicar información, sino más bien manifestar sentimiento o provocar emoción; quizá darnos una orden, hacernos una súplica o sugerencia o movernos a la acción. De tales frases no podemos con propiedad decir que sean verdaderas o falsas, sino tal vez sinceras o insinceras, insensatas o razonables, juiciosas o temerarias.