Las culturas y la globalización

Contenido: Nota publicada por Mario Vargas Llosa, desaparición de las fronteras nacionales, utopía negativa, Estados Unidos, izquierda, Cuba, Corea. Visitar

Extracto

Uno de los argumentos más frecuentes contra la globalización es el siguiente: la desaparición de las fronteras nacionales y el establecimiento de un mundo interconectado por los mercados internacionales infligirá un golpe a las culturas regionales y nacionales, a las tradiciones, costumbres, mitologías y patrones de comportamiento que determinan a la identidad cultural de cada comunidad o país.

Incapaces de resistir a la invasión de productos culturales de países desarrollados que inevitablemente acompañan como una estela a las gandes transnacionales, la cultura estadounidense terminará por imponerse, uniformando al mundo entero y aniquilando la rica floración de diversas culturas que todavía ostenta

De este modo, todos los demás pueblos, y no sólo los pequeños y débiles, perderán su identidad -su alma- y pasarán a ser colonizados del Siglo 21, zombies o caricaturas modelados según los patrones culturales del nuevo imperalismo que, además de reinar sobre el planeta gracias asus capitales, técnicas y poderío militar y conocimientos científicos, impondrá a los demás su lengua, sus maneras de pensar, de creer, de divertirse y de soñar.

Esta pesadilla o utopía negativa de un mundo que, en razón de la globalización, habrá perdido su diversidad linguística y cultural y ha sido igualada culturalmente por Estados Unidos, no es, como algunos creen, patromonio exclusivo de minorías políticas de extrema izquierda, nostáligcas del guevarismo tercermunista, un delilrio de persecución atizado por el odio y el rencor hacia el gignte estadounidense.