Logoterapia

Después de el psicoanálisis de Freud y la psicología individual de Alfred Adler, la logoterapia es la “tercer escuela vienesa de psicoanálisis” desarrollada por el neurólogo, y psiquiatra, Viktor Frankl.

Es un tipo de análisis existencial que se centra en una “voluntad de significado” en oposición a la doctrina de Nietzsche de “voluntad de placer” o la “voluntad de placer” de Freud.

La logoterapia está lejos de haber logrado el desarrollo teorético que caracteriza al psicoanálisis, e incluso a la psicología profunda, de Jung. Pese a esto la logoterapia resulta interesante.

Como su denominación lo sugiere, se trata de darle un sentido a la existencia humana (en esto se asemeja a ciertos postulados de Sartre).

Para entender la génesis de la logoterapia corresponde saber que Frankl fue prisionero en un campo de concentración, allí, considera haber podido sobrevivir más que nada porque le supo dar un Logos, a su existencia, logos significa varias cosas: la palabra meditada, orden, sentido.

La metodología loterápica de Frankl se basa en tratar las enfermedades psíquicas tanto desde un abordaje nétamente médico (por ejemplo a ciertas personas que le consultaban por depresión, tras estudiarlas, les recetaba un tratamiento hormonal), aunque principalmente la cuestión es dialogar con la persona y notar en ella qué es lo que da sentido a su vida.

Fuente: Wikipedia