Manuel Antonio Noriega

Manuel Antonio Noriega Nace en Panamá en el año de 1938. Recibe la formación Militar en Perú e ingresa en la Guardia Nacional (GN) (posteriormente llamada Fuerzas de Defensa) al cumplir los 22 años.

A los seis años de pertenecer a la GN , apoya la ascensión al poder del General Omar Torrijos Herrera, quien lo nombra Jefe del servicio de inteligencia o G-2. Desde esta jefatura se asegura que permitió el narcotráfico y se benefició del mismo.

El 31 de julio de 1981, el General Omar Torrijos Herrera falleció en un accidente aéreo en las inmediaciones de Cerro Marta, lo que ocasiona la ascensión de Noriega a la posición de Comandante de las Fuerzas Armadas. Se ha sospechado que los instrumentos de la nave donde viajaba Torrijos fueron interferidos desde tierra.

En 1984, el General Noriega coloca en la Presidencia a Nicolás Arditto Barletta, quien no logró concluir el primer año de presidencia por las presiones del General. Es reemplazado en la presidencia por Eric Arturo Del Valle.

En 1987, poco antes de renunciar a su puesto, el Jefe del Estado Mayor, Roberto Díaz Herrera hace declaraciones públicas acusando al General Noriega de fraude electoral, asesinato político y de complicidad con la CIA en la muerte de Torrijos, lo que generó protestas y fuertes enfrentamientos entre civiles y la policía.

En febrero de 1988, en las ciudades de Tampa y Miami en Forida, EE.UU., fueron presentados cargos por narcotráfico contra Noriega; para entones el presidente Del Valle intentó destituir al General Noriega, pero la Asamblea Nacional no estuvo de acuerdo por lo que derrocaron a Del Valle, quien tuvo que huir a los Estados Unidos. Manuel Solís Palma, aliado del General Noriega y Ministro de Educación, fue entonces nombrado “Ministro Encargado” de la presidencia.

Los Estados Unidos comenzaron entonces un bloqueo económico contra Panamá, lo que ocasionó que la crisis económica que se había estado viviendo desde hacia unos años atrás empeorara aún más, llegando incluso al congelamiento de los bancos para evitar la fuga de capitales. Durante este tiempo los EE.UU. negociaron condiciones para el retiro del poder de Noriega que no tuvieron frutos. A finales de septiembre del mismo año, Manuel Solís Palma se presentó ante la ONU acusando a los EE.UU. de agresión contra Panamá.

El 7 de mayo de 1989, tuvieron lugar las elecciones, en las cuales el principal candidato de la oposición es Guillermo Endara G. y el candidato del Gobierno es Carlos Duque. El pueblo fue en masa a las urnas dando un triunfo arrasador a Endara. Al presentar los resultados preliminares de la votación la oposición hizo acusaciones de fraude y el pueblo se lanzó a la

Preso en Miamicalle, ocasionando que el gobierno anulara los comicios por una “interferencia extranjera”; como respuesta la oposición inició protestas que fueron atacadas por la milicia partidaria a Noriega.

En septiembre fue declarado nuevo presidente Francisco Rodríguez. Al mes siguiente fuerzas rebeldes armaron un cuartelazo, dirigidos por Moisés Giroldi, sin embargo, por falta del apoyo prometido por los EE.UU., la rebelión fue sofocada por las Fuerzas de Defensa y Giroldi fue asesinado.

En diciembre de 1989, la Asamblea Nacional otorgó poderes a Noriega designándolo de manera formal como Jefe de Gobierno, mientras que declaraba a Panamá en estado de guerra contra los Estados Unidos, en aquel entonces bajo la presidencia de George Bush.

El día 19 de aquel diciembre, alrededor de las 11:30p.m., comenzó el bombardeo a los aviones de la Fuerza Aérea Panameña (FAP), dando inicio a la invasión militar norteamericana a territorio panameño. Bush anunció que sus fuerzas en Panamá tenían como objetivo capturar a Noriega y proteger “los intereses norteamericanos” en aquel país. La movilización militar tomó aproximadamente dos semanas y se calculan más de 3,000 bajas, en su gran mayoría civiles de las áreas más pobres del país. El nombre de la operación fue “Causa Justa” (Just Cause).

Noriega estuvo escondida por unos días en la casa de su amante Vicky Amado, hasta que se trasladó a la Nunciatura Apostólica de Panamá el 24 de diciembre, amparado por el Nuncio Sebastián Laboa quien aparentemente consiguió convencer al general de que se entregara junto con su jefe de guardaespaldas Eliecer Gaitán.

El 3 de enero de 1990 se entregó al ejército norteamericano; al día siguiente abordó un avión procedente de Miami donde fue recluido en prisión en espera de juicio. Fue condenado a 40 años de prisión.

Fuente: Wikipedia