Misterios eleusinos

Los misterios eleusinos eran ritos de iniciación anuales al culto a Deméter y Perséfone basado en Eleusis en la antigua Grecia.

De todos los misterios celebrados en la antigüedad estos eran considerados los de mayor importancia. Estos mitos y misterios se extendieron posteriormente al Imperio Romano.

Los ritos, así como las adoraciones y creencias del culto eran guardados en secreto, y los ritos de iniciación unían al adorador con el dios, incluyendo promesas de poder divino y recompensas en la otra vida.

Los misterios

Eleusis era un ciudad pequeña localizada a unos 30 km al noroeste de Atenas. Era un ciudad agricultora, productora de trigo y cebada.

Los misterios estaban basados en una leyenda en torno a Deméter. Su hija, Perséfone, fue secuestrada por Hades, el dios de la muerte y el inframundo. Deméter era la diosa de la vida, la agricultura y la fertilidad. Descuidó sus deberes mientras buscaba a su hija, por lo que la tierra se heló y la gente pasó hambre: el primer invierno. Durante este tiempo Deméter enseñó los secretos de la agricultura a Triptolemo.

Finalmente Deméter se reunió con su hija y la tierra volvió a la vida: la primera primavera. (Para más información sobre esta historia, véase Deméter.) Desafortunadamente, Perséfone no podía permanecer indefinidamente en la tierra de los vivos, pues había comido unas pocas semillas de una granada que Hades le había dado, y aquellos que prueban la comida de los muertos ya no pueden regresar.

Se llegó a un acuerdo por el que Perséfone permanecía con Hades durante un tercio del año (el invierno, ya que los griegos sólo tenía tres estaciones, omitiendo el otoño) y con su madre los restantes ocho meses.

Los misterios eleusinos celebraban el regreso de Perséfone, pues éste era también el regreso de las plantas y la vida a la tierra. Perséfone había comido semillas (símbolos de la vida) mientras estuvo en el inframundo (el subsuelo, como las semillas en invierno) y su renacimiento es por tanto un símbolo del renacimiento de toda la vida vegetal durante la primavera y, por extensión, de toda la vida sobre la tierra.

En el Himno Homérico a Deméter, Celeo era uno de los sacerdotes originales de la diosa, una de las primeras personas en aprender los ritos y misterios secretos de su culto.

Diocles, Eumolpo, Triptolemo y Polixeno fueron los otros sacerdotes originales. Celero era un rey cuyo hijo, Triptolemo, aprendió el arte de la agricultura de Deméter y lo enseñó al resto de Grecia.

Había dos misterios eleusinos: los mayores y los menores. Los misterios menores se celebraban en anthesterion (marzo), si bien la fecha exacta no siempre era fija y cambiaba ocasionalmente, a diferencia de la de los mayores. Los sacerdotes purificaban a los candidatos para la myesis de iniciación. Sacrificaban un cerdo a Deméter y entonces se purificaban a sí mismos.

Los misterios mayores tenían lugar en boedromion (el primer mes del calendario ático) y duraban nueve días.

El primer acto (14 de boedromion) de los misterios mayores era el traslado de los objetos sagrados desde Eleusis hasta el Eleusinion, un templo en la base de la Acrópolis de Atenas.

El 15 de boedromion, los hierofantes (sacerdotes) declaraban el prorrhesis, el comienzo de los ritos.

Las ceremonias comenzaban en Atenas el 16 de boedromion con los celebrantes lavándose a sí mismo en el mar en Faleron y sacrificando un cerdo joven en el Eleusinion el 17 de boedromion.

La procesión comenzaba en Kerameikos (el cementerio ateniense) el 19 de boedromion y la gente caminaba hasta Eleusis, siguiendo el llamado “Camino Sagrado”, balanceando ramas llamadas bakchoi por el camino.

En un determinado punto de éste, gritaban obscenidades en conmemoración de Yambe (o Baubo), una vieja que, contando chistes impúdicos, había hecho sonreír a Deméter cuando ésta lloraba la pérdida de su hija. La procesión también gritaba “¡Iakch’ o Iakche!”, refiriéndose a Iaco, posiblemente un epíteto de Dioniso, o una deidad independiente, hijo de Perséfone o Deméter.

Tras llegar a Eleusis, había un día de ayuno en conmemoración al que guardó Deméter mientras buscaba a Perséfone. El ayuno se rompía para tomar una bebida especial de cebada y poleo llamada kykeon.

En los días 20 y 21 de boedromion, los iniciantes entraban en una gran sala llamada Telesterion donde les eran mostradas las sagradas reliquias de Deméter. Esta era la parte más reservada de los misterios y aquellos que eran iniciados tenía prohibido hablar jamás de los sucesos que tenía lugar en el Telesterion, so pena de muerte.

Respecto al clímax de los misterios hay dos teorías modernas. Algunos sostienen que los sacerdotes era los que revelaban las visiones de la sagrada noche, consistentes en un fuego que representaba la posibilidad de la vida tras la muerte, y varios objetos sagrados.

Otros afirman que esta explicación resulta insuficiente para explicar el poder y la longevidad de los misterios, y que las experiencias debían haber sido internas y provocadas por un ingrediente fuertemente psicoactivo contenido en el kykeon (véase la “Teoría del LSA” más adelante).

La siguiente a esta sección de los misterios era el Pannychis, un festín que duraba toda la noche y era acompañado por bailes y diversiones.

Las danzas tenían lugar en el Campo Rhario, del que se decía que era el primer punto en el que creció el grano. También se sacrificaba un toro bastante tarde durante la noche o temprano la siguiente mañana. Ese día (22 de boedromion), los iniciantes honraban a los muertos vertiendo libaciones de vasijas especiales.

El 23 de boedromion, los misterios terminaban y todos volvían a sus casas.

En el centro del Telesterion estaba el Anaktoron (“palacio”), un pequeño edificio de piedra al que sólo los hierofantes podían entrar. Los objetos sagrados se guardaban en él.

Había cuatro categorías de gente que participaba en los misterios eleusinos:

Los sacerdotes, sacerdotisas e hierofantes

Los iniciantes, que se sometían a la ceremonia por primera vez

Los otros que ya habían participado al menos una vez, y eran aptos para la última categoría

Aquellos que habían alcanzado el epopteia, que habían aprendido los secretos de los mayores misterios de Deméter.

Lo anterior es sólo un resumen abreviado, pues una gran parte de los misterios eleusinos nunca se pusieron por escrito. Por ejemplo, “kiste” y “kalathos” eran respectivamente un cofre y una cesta con tapa sagrados, cuyos contenidos sólo conocían los iniciados. Aún hoy se desconocen cuáles eran, y probablemente nunca se sabrán.

Historia de los misterios

Se cree que los misterios habían empezado en torno al 1500 adC, durante la época micénica. Se celebraron anualmente durante unos dos mil años.

Bajo el gobierno de Pisistrato de Atenas, los misterios eleusinos llegaron a ser panhelénicos y los peregrinos acudían en gran número de toda Grecia y más allá para participar en ellos.

A partir del año 300 adC, el estado tomó el control de los misterios, específicamente controlado por dos familias: Eumólpidas y Kerykes.

Esto provocó un vasto incremente en el número de iniciados. Los únicos requisitos para participar en los misterios era carecer de “culpas de sangre”, lo que significaba no haber cometido asesinato alguno, y no ser un bárbaro (es decir, saber hablar griego). Se permitía iniciar a hombres, mujeres e incluso esclavos.

El emperador romano Teodosio I cerró los santuarios por decreto en 392, en un esfuerzo por destruir la resistencia pagana a la imposición del Cristianismo como religión estatal.

Los últimos vestigios de los misterios fueron aniquilados en 396, cuando Alarico I, rey de los Godos, realizó una invasión acompañado por cristianos “en sus oscuras ropas”, trayendo con él el cristianismo arrio y profanando los antiguos ritos sagrados.

El fin de los misterios eleusinos en el siglo IV fue narrado por Eunapio, un historiador y biógrafo de los filósofos griegos.

Eunapio había sido iniciado por el último hierofante legítimo, a quien el emperador Juliano le había encargado la restauración de los misterios, que habían caído en decadencia.

El último hierofante fue un usurpador, “el hombre de Tespiai que ostenta el título de Padre de los misterios de Mitras” como le llamó Eunapio.

Hay, como era de esperar, una gran cantidad de pinturas y fragmentos de cerámica que representan diversos aspectos de los misterios.

El Relieve Eleusino, de finales del siglo V adC, guardado en el Museo Arqueológico Nacional de Atenas es un ejemplo representativo. Se representa a Triptolemo recibiendo semillas de Deméter y enseñado a la humanidad cómo trabajar los campos para cultivar cosechas, con Perséfone manteniendo la mano sobre su cabeza para protegerlo.

Vasijas y otras obras con relieves esculpidos, del siglo VI al IV adC, representan a Triptolemo, sujetando una espiga de trigo, sentado en un trono alado o un carro, rodeado por Perséfone y Deméter con antorchas de pino.

La Tablilla Ninnion , también del Museo Arqueológico Nacional de Atenas, representa a Deméter, seguida por Perséfone e Iaco y, tras ellos, la procesión de iniciantes.

Entonces, Deméter aparece sentada (dentro del Telesterion) sobre el kiste con Perséfone presentando a los iniciantes y portando una antorcha. Cada uno de los iniciantes lleva un bakchoi y la segunda fila está encabezada por Iakchos, un sacerdote que lleva antorchas para las ceremonias.

Aparece de pie junto al omphalos mientras una mujer desconocida (probablemente una sacerdotisa de Deméter) está sentada cerca sobre el kiste, portando un cetro y una vasija llena de kykeon. El pannychis también está representado.

Teoría del LSA

Algunos investigadores creen que el poder de los misterios eleusinos procedía de la función del kykeon como agente psicodélico, teoría extensamente argumentada en El camino a Eleusis de R. Gordon Wasson, Albert Hoffman y Carl Ruck.

La cebada podía haber sido parasitada por el hongo cornezuelo, que contiene LSA, un precursor del LSD. Es por tanto posible que los iniciantes, sensibilizados por su ayuno y preparado por las ceremonias precedentes, fueran elevados por los efectos de una potente poción psicoactiva a estados mentales revelatorios con profundas ramificaciones espirituales e intelectuales.

Esta teoría sigue siendo controvertida, pues preparaciones de kykeon hechas a partir de cebada parasitada por cornezuelo han arrojado resultados no concluyentes.

Terence McKenna ha propuesto que los misterios girasen en torno a una variedad de hongos psilocibas, aunque parece haber pocas evidencias a favor de esta teoría. También se han sugerido algunas plantas enteogénicas más, como la salvia y las amanitas, pero todas estas teorías carecen de pruebas consistentes.

Fuente: Wikipedia