Mito de la caverna

El mito de la caverna es una explicación alegórica, realizada por Platón en el VII libro de la República , de la situación en que se encuentra el ser humano respecto del conocimiento.

Platón describió en su mito de la caverna una gruta cavernosa, en la cual permanecen desde el nacimiento unos hombres hechos prisioneros por cadenas que les sujetan el cuello y las piernas, de forma que únicamente pueden mirar hacia adelante y no pueden escapar.

Justo detrás de ellos, se encuentra un tabique y, seguidamente y por orden de lejanía respecto de los hombres, un pasillo y una hoguera en plano superior, de forma que sería capaz de iluminar por encima del tabique y de proyectar su luz hasta una pared que se encontrase ante dichos hombres.

Ahora, a lo largo de dicho pasillo, unos invididuos transportan objetos a una altura superior a la del tabique, proyectando, así, con la ayuda de la hoguera, sombras que serían percibidas por los prisioneros desde su nacimiento, creyéndolas así como totalmente reales.

La situación en la que se encuentran los prisioneros de la caverna viene a representar el estado en el que permanecen los seres humanos ajenos al conocimiento, únicamente aquellos capaces de superar el dolor que supondría liberarse de las cadenas, volver a mover sus entumecidos músculos podrán contemplar el mundo de las ideas con sus infrautilizados ojos.

Fuente: Wikipedia