Paraíso fiscal

Por Paraíso fiscal se entiende un país o territorio que atrae grandes masas de dinero porque el pago de impuestos de las rentas del exterior es muy bajo. Actualmente existen en el mundo varios paraísos fiscales. Muchos de ellos corresponden al prototipo de archipiélago paradisíaco manejado comúnmente (Islas Caimán, Bahamas o Barbados), pero existen otros casos, como Gibraltar, Andorra o Mónaco.

Además de la baja tributación, la segunda característica de esos territorios es la opacidad: el secreto bancario. Existen leyes dirigidas a defender el anonimato de las personas o empresas titulares de las cuentas e impedir que los Estados extranjeros puedan obtener información sobre las inversiones realizadas en el país en cuestión.

Los paraísos fiscales pueden dividirse en tres tipos:

– los que pretenden atraer grandes fortunas, como Mónaco,
– los que están interesados en empresas, como la isla de Jersey,
– o los mixtos, que intentan captar tanto sociedades como personas, las islas Bahamas son un buen ejemplo de este último caso.

Los paraísos fiscales no son ilegales en la practica, a pesar de que en muchos casos se les relacione con el blanqueo de dinero o fuga de capitales; se pueden obtener ventajas sin cometer ningún tipo de delito.