Poliarquía

Poliarquía es una palabra de raíces griegas que se refiere al gobierno y a muchos. La etimología es lo suficientemente amplia como para el concepto que haya desarrollado diversos significados.

Geopolítica

Como concepto políticamente neutro, el término poliarquía hace referencia a la situación política mundial, en la que no existe una estructura dominante global de gobierno que resuelva los conflictos entre los estados, grupos subnacionales o transnacionales. Estos conflictos se gestionan ad hoc entre diversas combinaciones de estos actores, que pueden variar de unas situaciones a otras. Existen muchos gobiernos.

Concepto militante

Sin embargo, el concepto de poliarquía ha evolucionado hacia un concepto de tipo activista que se refiere al gobierno por parte de muchos y, en este sentido, sirve como alternativa filosófica a la “democracia liberal.” El punto de partida es que la genuina unidad es un ideal imposible y que el gobierno de muchos se desarrolla por medio de múltiples elites que representan a diferentes comunidades dentro de la comunidad política. Los poliarquistas creen que los conflictos se resuelven mejor a través del diálogo que a través del uso arbitrario de la fuerza coercitiva por la autoridad superior.

Poliarquía y democracia

Otros oponen poliarquía (el gobierno de muchos) a democracia (el gobierno -kratos=poder- del demos=pueblo). Con esto pretenden significar que, dado que la participación del pueblo es un ideal imposible, sólo podemos alcanzar un sistema formal de selección de elites para las labores de gobierno. En palabras de Mark Curtis: “Un sistema en el que un pequeño grupo gobierna y la participación de las masas se limita a elegir dirigentes en elecciones dominadas por las elites que compiten”. (Web of Deceit, p. 247)

Robert A. Dahl

El teórico que puso de moda el concepto fue Robert Dahl, en un libro llamado “La poliarquía” en el que consideraba la democracia un procedimiento con una serie de requisitos (elecciones libres, periódicas y competitivas) y separaba el sistema político de los éxitos que éste pudiera alcanzar en la provisión de cotas de bienestar material a sus ciudadanos.

Para Dahl una poliarquia cumple los siguientes requisitos:

1) Para que un sistema político funcione correctamente los ciudadanos deben poder:

Formular sus preferencias.

Expresar esas preferencias a otros y al gobierno mediante la acción individual o colectiva.

Lograr que las propias preferencias sean consideradas por igual, sin discriminaciones en cuanto a su contenido u origen.

2) Para que se de estas tres oportunidades, el Estado tiene que garantizar por lo menos:

  • La libertad de pensamiento y expresión
  • El derecho de sufragio activo y pasivo
  • El derecho a competir por el apoyo electoral
  • Fuentes alternativas de información accesibles
  • Elecciones periódicas libres y justas, que produzcan mandatos limitados
  • Existencia de instituciones que controlen y hagan depender las políticas gubernamentales del voto y de otras expresiones de preferencias.

Fuente: Wikipedia