Protestantismo

Protestantismo, en el sentido estricto del vocablo, es el grupo de príncipes y ciudades imperiales que, en la dieta de Speyer en 1529, formaron una protesta contra el Edicto de Worms que proscribía las enseñanzas luteranas dentro del Sacro Imperio Romano.

Desde entonces, la palabra protestante, en las áreas de habla alemana, nombra aún a las iglesias luteranas, distinguiéndolas de las iglesias reformadas, en tanto que todas las iglesias que surgen de la reforma llevan la designación común de evangélica.

En un sentido amplio del término, protestantismo es cualquiera de los grupos cristianos surgidos en Europa Occidental que se separaron de la Iglesia Católica Romana merced a la influencia de Martín Lutero, fundador de las iglesias luteranas, y de Juan Calvino, fundador del movimiento calvinista.

La tercera vertiente principal de la Reforma , que entró en conflicto tanto con los católicos como con otros protestantes, recibe en ocasiones el nombre de Reforma Radical o, más comúnmente, de anabaptistas o anabautistas. Algunos grupos occidentales no católicos son calificados de protestantes aunque el grupo carezca de lazos históricos con Lutero, Calvino o los anabaptistas.

Estos grupos diversos, es decir, luteranos, calvinistas, anabaptistas y otros, se caracterizan en parte por la ausencia de sucesión apostólica, en el sentido de que sus fundadores no son sucesores ungidos de San Pedro.

Los protestantes son considerados a menudo como otro pueblo “del libro” en que se adhieren al texto de la Biblia , en que surgieron de la Ilustración y las universidades, en que atrajeron a intelectuales instruidos, a profesionales y a comerciantes y plateros habilidosos, en que su credo es más abstracto que ritualizado, y en que la gran diseminación de creencias protestantes ocurrió con las traducciones de las Escrituras, por parte de protestantes, a lenguas vernáculas a partir del griego y el hebreo con la nueva tecnología de la imprenta.

Los protestantes, además, son menos adeptos a una jerarquía por haber sido atacados sin cuartel por la casta sacerdotal y la autoridad de la Santa Sede , y por lo tanto son guardan una estrecha relación con el control local y a la democratización política durante los siglos XVI y XVII.

Fuente: Wikipedia