Razones para la emigración

Las razones que tienen las personas para realizar la emigración de sus países son complejas y diversas. Las más frecuentes son las siguientes:

Problemas referidos al nivel de vida: los países o lugares de fuerte emigración suelen tener un nivel de vida bajo, una economía poco diversificada, tasas de desempleo y subempleo altas, desbalance entre las numerosas necesidades de importación y la escasez de productos de exportación, salarios bajos, situación socioeconómica precaria y otras. Con la emigración se busca superar estos problemas y alcanzar unas mejores expectativas de vida.

Razones de tipo político: sistema político poco democrático, con leyes de asistencia social insuficientes o nexistentes, escasa transparencia en la administración de los servicios públicos con la consiguiente corrupción, etc.

Persecuciones internas en el país por razones raciales, políticas o religiosas: Las razones políticas suelen ser bastante traumáticas y que pueden terminar en el exilio, tanto si es forzado como voluntario.

Guerras, tanto internas como internacionales, dando lugar a desplazamientos masivos y forzosos de millones de personas anualmente: Se destacan en este sentido los grandes desplazamientos ocurridos durante la segunda guerra mundial y en el período de la postguerra, que afectaron a muchos millones de personas.

Razones medioambientales (catástrofes naturales, clima más favorable, etc.).