Regresión

Regresión es un procedimiento por el cual, mediante la hipnosis u otros métodos de alteración de estados de consciencia, una persona recuerda acontecimientos de su pasado, tal como las escenas y emociones de un paseo, las voces de una discusión, el sabor de una comida o el aroma del campo en un amanecer campesino.

Cuando las vivencias son de supuestas vidas pasadas, es común que la persona sienta la certeza de estar aquí, en el presente, mientras al mismo tiempo tiene la sensación de estar en el pasado, con otra personalidad, lo cual le permite comparar y entender el posible origen de sus traumas o enfermedades psicosomáticas.

Las vivencias de vidas pasadas se pueden atribuir a herencia genética, registros akásicos, consciencia universal, telepatía, fantasías o recuerdos de lecturas o películas. Sin embargo, se han dado casos en los que la información suministrada no parece corresponder a ninguno de los patrones anteriores, tal como decir que toda la familia murió en un accidente, hecho que rompe la cadena de descendencia genética y permite suponer que existe una memoria extra-cerebral.

El cuestionamiento sistemático de los datos en el transcurso de la sesión, preguntando nombres, lugares y fechas, puede ayudar a discernir si se trata de una fantasía o de una vivencia real. Para aceptarla como tal, se recomienda comprobar, por lo menos, seis datos concordantes, como nombres, fechas, país, idioma, costumbres, clima, vestimenta, etc. Sin embargo, puesto que el objetivo es la sanación del paciente, en este caso carece de importancia la comprobación histórica de los hechos narrados.

Una regresión se considera nítida cuando las sensaciones son claras, bastante semejantes a vivencias de episodios o eventos que se están viviendo. Los hechos, nombres de personas, lugares y datos que vienen a la memoria del paciente se relacionan, y éste siente una certeza íntima, absoluta, de su realidad.

La regresión es pictórica cuando las imágenes transcurren como si se estuviesen viendo en cine, y sinestésica cuando las escenas van acompañadas de sensaciones, tales como olor, calor, frío, peso, compresión, crisis alérgicas, lipotimia (pérdida pasajera del conocimiento, con debilidad de la respiración y la circulación), formas de epilepsia, o sentimientos de odio, venganza, susto, sorpresa, miedo, fobia o inseguridad.

La regresión intuitiva se caracterizan por recuerdos que se perciben inicialmente intuitivamente, simplemente como una sensación, y a medida que el trance hipnótico se profundiza y el paciente “se suelta”, pasan a ser más definidos. La mixta es una combinación de vivencias nítidas, pictóricas, sinestésicas o intuitivas.

NO SE DEBE HACER LA REGRESIÓN POR CURIOSIDAD. Así como nadie que esté gozando de buena salud se hace una cirugía simplemente para explorar su cuerpo a ver que encuentran, ni para sanar un simple catarro, tampoco es conveniente que busque hacerse una regresión por la sola curiosidad de saber qué o quién fue en vidas pasadas, o para averiguar “el por qué” de algo que poco lo afecta en su vida actual. El estado mental, tal como el conjunto de afectos, emociones, miedos y diversos sentimientos, se puede comparar con el agua más o menos cristalina en la superficie de un lago. Si alguien se pone a escarbar en el fondo, se levanta lodo y enturbia por un tiempo el agua de la superficie.

En lo profundo de la mente subconsciente todos tenemos la huella de vivencias pasadas que no es conveniente recordar. ¿Por qué efectuar la regresión de memoria sólo para llorar el recuerdo de los episodios infelices del pasado, o para alimentar el ego con la grandeza ilusoria de creer que fuimos un personaje importante? Si fuimos traídos a la Tierra para olvidar nuestro pasado, valorar el presente y preparar un futuro mejor en nuestro beneficio, seamos sinceros con nosotros mismos y procuremos cambiar de manera racional y consciente las malas tendencias.

Cosa diferente es cuando nuestro comportamiento es afectado por sueños repetitivos o recuerdos traumáticos inconscientes, a manera de traumas severos, depresión, complejos, miedos irracionales y rencores sin razón aparente, tal como el terror a pasar por un puente, subir a un ascensor, bañarse en el mar, ver sangre, tomar una decisión o hablar en público.

De manera similar a una cirugía, que sólo se debe hacer para extirpar tumores o corregir defectos físicos, la regresión de memoria se recomienda sólo para buscar el origen de enfermedades psicosomáticas y ayudar al paciente a que sane rencores, miedos y traumas que pueden estar afectando seriamente su vida familiar, laboral o social.

Aurelio Mejía Mesa, Medellín, Colombia

Fuente: Wikipedia