Religión en España

En el Artículo 16 de la Constitución española, se dice que:

Se garantiza la libertad ideológica, religiosa y de culto de los individuos y las comunidades sin más limitación, en sus manifestaciones, que la necesaria para el mantenimiento del orden público protegido por la ley.

Nadie podrá ser obligado a declarar sobre su ideología, religión o creencias.

Ninguna confesión tendrá carácter estatal. Los poderes públicos tendrán en cuenta las creencias religiosas de la sociedad española y mantendrán las consiguientes relaciones de cooperación con la Iglesia Católica y las demás confesiones.

El estado, en la práctica, subvenciona en parte (cerca de un 40%) a la iglesia católica, por una serie de razones: por ser mayoritaria, como forma de conservar el patrimonio histórico (catedrales, basílicas…), etc.

La mayor parte de la población en España se declara católica aunque el porcentaje de practicantes es muy inferior. Existen también minorías protestantes e islámicas, de acuerdo a las inmigraciones, aunque se han conservado también las creencias y costumbres propias de los gitanos que viven en España, existiendo una escasa minoría de personas que no reconocen ninguna religión.

Fuente: Wikipedia