Salario mínimo interprofesional

El salario mínimo interprofesional (SMI) es el sueldo mínimo legal que un trabajador puede cobrar. Se expresa en unidades monetarias por hora de trabajo, por ejemplo, no se puede pagar menos de 6 euros/dólares/libras a un trabajador por hora de trabajo. Cada país puede establecer sus propias leyes y regulaciones de salario mínimo.

En España y para el año 2004, el Salario Mínimo Interprofesional está fijado en 460,5 euros mensuales.

Para el establecimiento del salario mínimo de cada año se consideran de manera conjunta el Índice de precios al consumo IPC), la productividad media nacional, el incremento de la participación del trabajo en la renta nacional y la situación económica analizada de forma general.

Consecuencias económicas de las leyes de salario mínimo

Se suele argumentar que las leyes de salario mínimo conllevan ciertas ventajas, incluyendo:

Reducción del trabajo mal pagado, que puede ser visto como injusto y de explotación.

Reducción de la dependencia de los que perciben salarios bajos en las ayudas estatales, que puede dar lugar a una reducción de impuestos.

Estimulación del crecimiento económico, ya que se fomenta la inversión en capital y formación, desincentivando el empleo de mucha mano de obra.

Por otra parte, los salarios mínimos pueden tener inconvenientes, como los siguientes:

Posible aumento del desempleo para los que perciben sueldos bajos, ya que los costes de los sueldos más altos incentivan la reducción del número de empleados.

Aumento de los precios de los bienes y servicios básicos: gran parte del coste corresponde a mano de obra.

Fuente: Wikipedia