Secta

Una secta es un grupo religioso pequeño que se ha ramificado de una religión establecida más grande. Las sectas tienen muchas creencias y prácticas en común con la religión de la cual se han separado, pero se distinguen por un número de diferencias doctrinales. En contraste, una denominación es un grupo religioso grande y establecido.

La palabra secta proviene del latín, y significa “un cuerpo o una organización religiosa organizada”.

Los sociólogos utilizan la palabra secta para referirse a un grupo religioso con un alto grado de tensión con la sociedad circundante, pero cuya creencia es (dentro del contexto de esa sociedad) en gran parte tradicional.

Un culto, por el contrario, también tiene un alto grado de tensión con la sociedad circundante, pero su creencia es (dentro del contexto de esa sociedad) nueva e innovadora.

Las sectas, en el sentido sociológico, son generalmente tradicionalistas y conservadoras e intentan volver su religión de origen a su pureza religiosa (percibida).

Según la RAE (Real Academia Española) la palabra secta se refiere a una creencia religiosa que desde el punto de vista del hablante es errónea.

El tema de las sectas peligrosas ha alcanzado en ciertas épocas tal notoriedad, que en algunos idiomas europeos la palabra secta se utiliza para referirse a este tipo de grupos religiosos alienantes.

Estructura y organización interna

Las características más generales de las sectas son las siguientes: son una asociación voluntaria, membresía que presupone cierta exigencia personal comprobada o sometida a examen por las autoridades del grupo; pretensión de exclusividad, por lo que sanciona con la expulsión a los que contravienen a la doctrina o preceptos morales u organizativos del grupo; pequeño resto dotado de una luz especial, aspiración a la perfección personal; cualquiera que sea el modo en que esta se conciba; afirmación real del sacerdocio de todos los creyentes; gran nivel de participación laica; posibilidad de que los miembros expresen voluntariamente su compromiso; indiferencia frente a la sociedad secular y el estado (véase a Wilson, 1970).

Según Stark Warner las sectas son grupos que se dotan a sí mismos de la estructura y de la organización requerida para administrar la identidad de sus adherentes en función de un conjunto claramente definido de creencias o ideologías, pero además hay que considerar que las sectas presentan un inconformismo frente a las Iglesias denominadas mayoritarias, es decir las sectas constituyen una contracultura, pero que mantienen un sistema unificado de creencias y prácticas relativas a las cosas sagradas, unidas en una estructura moral llamada Iglesia, manifestando el sentido tendiente a la “colectividad”.

Algunas características que son tomadas en cuenta para definir la secta son: su respuesta al mundo; clase de reacción en las creencias; y prácticas usuales de sus miembros.

Aun cuando esto nos ofrece limitaciones debido a que la clasificación teológica de los sectarios: “limita las posibilidades del estudio comparativo dentro de las diversas tradiciones religiosas; impide el reconocimiento de aspectos importantes del carácter de las sectas; la dosificación derivada de la descripción doctrinal no toma en cuenta debidamente los aspectos de la organización y dinámica de las sectas, además se caracteriza a las sectas en términos normativos” (Robertson, 1980:331).

Fuente: Wikipedia