Sector servicios

El sector servicios se compone de las áreas “suaves” de la economía tales como seguros, turismo, actividades bancarias, venta al por menor y educación. Otros servicios son los siguientes:

  • restaurantes
  • franquicias
  • industria del ocio incluyendo la industria de grabación, música, radio, televisión y cine.
  • transporte
  • cuidados personales y de salud
  • servicios de consultoría, inversión y asesoramiento jurídico.

Las empresas de servicio público a menudo se consideran parte del sector terciario cuando proporcionan servicios a las personas, si bien cuando se crea la infraestructura de la empresa de servicio público a menudo se considera parte del sector secundario, aunque el mismo negocio puede estar implicado en ambos aspectos de la operación.

Las economías tienden a seguir una progresión de desarrollo que las lleve de una gran confianza en la agricultura hacia el desarrollo de la industria (p.ej. automóviles, textil, construcción naval, acero, minería) y finalmente hacia una estructura basada en el servicio.

Mientras que la primera economía para seguir esta trayectoria en el mundo moderno fue la del Reino Unido, la velocidad en la cual otras economías han hecho más adelante la transición a basada en el servicio, a veces llamada postindustrial, se ha acelerado sobre ésta.

El término de economía de servicios, en contraste, se refiere a un modelo en donde toda la actividad económica que sea posible se trata como servicio.

Por ejemplo la IBM trata su negocio como un negocio de servicios. Aunque todavía fabrica los ordenadores de altas prestaciones, considera las mercancías físicas como una pequeña parte del sector de las “soluciones de negocio”. Han encontrado que la elasticidad de la demanda para las “soluciones de negocio” es mucho menor que para el hardware. También se ha producido un cambio equivalente al modelo de precio de suscripción.

Esto significa que muchos fabricantes, en vez de recibir un solo pago por una parte del equipo fabricado, ahora están recibiendo un flujo constante de ingresos por sus contratos en vigor.

La industria tiende para ser más abierta al comercio internacional y a la competencia que el sector servicios. Consecuentemente, ha aumentado la tendencia a que las primeras economías industriales sufran ataques competitivos por parte de los países que se industrializaron más tarde, p.ej. porque los costes de producción, especialmente de trabajo, son más bajos en éstas segundas. La contracción resultante de la fabricación en las economías principales puede explicar su mayor confianza en el sector servicios.

Cuestiones sobre proveedores de servicios

Los suministradores de servicios hacen frente a obstáculos al vender servicios a los que raramente hacen frente los vendedores de mercancías. Los servicios no son tangibles, haciéndolo difícil para que los clientes potenciales entiendan qué recibirán y qué valor les proporcionará.

De hecho algunos, tales como servicios de consultoría y de inversión, no ofrecen ninguna garantía de valor por el precio pagado.

Puesto que la calidad de la mayoría de los servicios depende en gran parte de la calidad de los individuos que los proporcionan, es verdad que los “costes de personal” constituyen un alto componente de los costes del servicio.

Mientras que un fabricante puede utilizar tecnología, la simplificación y otras técnicas para bajar el coste de las mercancías vendidas, el suministrador de servicios hace frente a menudo a un patrón implacable de aumento de costes.

La diferenciación es a menudo difícil. ¿Cómo elige uno a un consejero de inversión en vez de a otro, teniendo en cuenta que ellos (y los hosteleros, compañías de ocio, consultores y otros) a menudo parecen proporcionar servicios idénticos? La carga de un plus por los servicios generalmente es una posibilidad que sólo se presenta para firmas muy bien establecidas, que cargan el suplemento basado sólo en el reconocimiento de marca.

Fuente: Wikipedia