Síndrome de Estocolmo

El síndrome de Estocolmo es un estado psicológico en el que la víctima de secuestro, o persona detenida contra su propia voluntad (prisioneros) desarrolla una relación de complicidad con su secuestrador. En ocasiones, los prisioneros pueden acabar ayudando a los capturadores a alcanzar sus fines o evadir a la policía.

El síndrome ha sido llamado de este modo desde el famoso robo del banco Kreditbanken en Norrmalmstorg, Estocolmo, que duró desde el 23 de agosto al 28 de agosto de 1973 (Ver robo de Norrmalmstorg). En este caso, las víctimas defendieron a sus capturadores incluso después de terminado su encierro, que duró seis días. Mostraron también una conducta reticente ante los procedimientos legales.

El término fue acuñado por el criminólogo y psicólogo Nils Bejerot, que ayudó a la policía durante el robo al referirse al síndrome en una emisión de noticias. Fue entonces adoptada por muchos psicólogos en todo el mundo.

Casos famosos incluyen rehenes de aviones y personas secuestradas, como el caso de Patricia Hearst, que después de haber sido retenida por una organización militar política (el Ejército Simbionés de Liberación) se unió a ellos varios meses después de haber sido liberada.

Fuente: Wikipedia