Archivos de la categoría Historia

Alfabeto Batak

El alfabeto Batak es un tipo de alfabeto llamado un abugida que es usado para escribir los lenguajes Batak del norte de Sumatra, un grupo de lenguajes austronesios hablados por cerca de tres millones de personas en la isla indonesia de Bali. En la mayor parte de las comunidades Batak, sólo los sacerdotes o datu son capaces de usar el alfabeto Batak, y lo usan principalmente para textos mágicos y calendarios.

El alfabeto Batak fue derivado probablemente de los alfabetos Pallava y Antiguo Kawi, que en último término fueron derivados del alfabeto Brahmi, la raíz de todos los abugidas del Índico y del sudeste de Asia.

Como la mayoría de los abugidas, cada letra tiene una vocal /a/ inherente. Las otras vocales son indicadas usando marcas diacríticas que pueden aparecer encima, debajo, a la izquierda o a la derecha de la consonante.

Fuente: Wikipedia

Yugoslavia

Bandera tricolor de Yugoslavia. Yugoslavia es un término que hace referencia a tres entidades políticas separadas.

Post 1era Guerra Mundial

Tras la disolución del Imperio Austro-Húngaro, la idea de crear una nación para los eslavos en los Balcanes cobró impulso y apoyo de la comunidad internacional. La primera entidad fue el reino formado en 1918 bajo el nombre de Reino de los Serbios, croatas y Eslovenos.

Más adelante, en 1929, el nombre fue cambiado a Reino de Yugoslavia y existió bajo ese nombre hasta que fue invadida en 1941 por las Potencias del Eje. Durante este periodo de tiempo fue reemplazado por el Estado Independiente de Croacia, controlado por Berlín.

Post 2da Guerra Mundial

La segunda entidad fue el Estado comunista establecido inmediatamente luego de la Segunda Guerra Mundial en 1945 bajo el nombre de República Democrática Federal de Yugoslavia. En 1946 fue cambiado por República Federal Popular de Yugoslavia y nuevamente en 1963 cambió su nombre a República Federal Socialista de Yugoslavia, nombre bajo el cual existió hasta 1991-1992 cuando cuatro de sus seis repúblicas constituyentes: Eslovenia, Croacia, Macedonia y Bosnia-Herzegovina se separaron.

Actualidad

Como resultado, una federación denominada República Federal de Yugoslavia fue formada entre las restantes repúblicas de Serbia y Montenegro, las cuales en 2003 rehicieron su estructura interna y cambiaron su nombre por el de Serbia y Montenegro.

  • Dominio Internet: .YU.

Fuente: Wikipedia

Victorino

Marcus Piavonius Victorinus, emperador Galo-Romano del imperio desde 269 – 271 (según otras fuentes de 268 – 270) Victorino era probablemente hijo de una familia adinerada de la Provenza. Empezó su brillante carrera militar bajo el primer emperador galo-romano del imperio Póstumo.

Con este consiguió el título de “tribunus praetorianorum” y era viconsul en 267 o 268. Tras su muerte y el breve reinado de Mario, sus tropas proclamaron a Victorino como emperador en Augusta Treverorum (Trévora).

Le reconocieron las provinicas de Galia y Britania pero no en Hispania que volvió al mandato del poder central en Roma. Victorino no intentó recuperar esta provincia pero consiguió que Augustodunum Haeduorum (Autun) siguiera su ejemplo. Hizo asediar la ciudad durante 7 meses y finalmente fue saqueada por sus tropas.

A finales de 270 o principios de 271 murió a manos de Attitianus, uno de sus oficiales a cuya mujer presuntamente había seducido. Tras su muerte su madre mantuvo cierta influencia, promovió su deificación y sobornando militares consiguió la proclamación de Tétrico I como su sucesor. La acuñación de moneda bajo Victorino se realizó sobre todo en Trévora y en Colonia.

Fuente: Wikipedia

Vándalo

Origen de los vándalos

Pueblo de Europa central, uno de los pueblos indoeuropeos de familia germánica, que habitaban las regiones ribereñas del Báltico (en la zona de las actuales Alemania y Polonia). Los Lugiones o Vándalos ocupaban el territorio al Oeste del Vístula y junto al Oder, hasta el Norte de Bohemia. La palabra vándalo parece tener un doble significado y querría decir “los que cambian” y “los hábiles”, mientras que su otro nombre, Lugios o Lugiones, también con doble significado, querría decir “mentirosos” y “confederados”. Parece ser que al principio las tribus de los Vandulios (o Vandalios) y la de los Lugios (o Lugiones), junto con las de los Silingos , Omanos, Buros , Varinos (seguramente llamados también Auarinos) , Didunos, Helvecones , Arios o Charinos , Manimios (tal vez denominación variante de Omanos) , Elisios y Naharvales correspondían a pequeños grupos de origen similar (aunque no está claro que todas las citadas fueran del mismo origen), integrando otra rama del grupo de los Hermiones (una rama del cual eran los Suevos y tribus afines), formándose después un gran grupo identificado generalmente como Lugiones, cuyo nombre predominaba para designar a todos los pueblos componentes incluidos los Vándalos. Más tarde (siglo II d.C.) acabó prevaleciendo después el nombre de Vándalos para el conjunto de pueblos. También pueblos celtas como los Osen u Osos y los Cotinos (entre otros) entraron en la agrupación de los Lugiones.

La llegada de los godos los obligó a desplazarse hacia el Sur y a asentarse en las riberas del Mar Negro, siendo por tanto vecinos y en ocasiones aliados de los godos

Durante el siglo I d.C. las tribus del grupo de los Lugiones o Lugios (incluyendo entre ellas a las tribus de la rama de los Vándalos), estuvieron en guerra frecuente con los Suevos y los Cuados, contando ocasionalmente con la alianza de otras tribus, especialmente los Hermunduros. A mediados de siglo derrocaron a un rey de los suevos, y en el 84 d.C. sometieron temporalmente a los Cuados. Durante parte de este siglo y en el siguiente, se fundieron las diversas tribus de Lugiones y dieron origen a un grupo mayor conocido por Vándalos.

En tiempos de las Guerras Marcomanas ya predomina la denominación de vándalos, y aparecen divididos en varios grupos: los Silingos, los Lacringos y los Victovales, estos últimos go-bernados por el linaje de los Astingos o Asdingos o Hasdingos, y cuyo nombre evocaba su larga cabellera. Junto a los Longobardos los Lacringos y Victovales o Victofalios cruzaron el Danubio hacia el 167 y pidieron establecerse en Panonia.

Los Asdingos o Victovales, dirigidos por Rao y Rapto (cuyos nombres son traducidos como “tubo” y “viga”), no fueron admitidos en Panonia (donde se habían establecido Longobardos y Lacringos) por lo que avanzaron hacia el 171 en dirección a la parte media de los Cárpatos du-rante las Guerras Marcomanas, y de acuerdo con los romanos se instalaron en la frontera Norte de Dacia. Más tarde se adueñaron de Dacia Occidental. Al parecer los vándalos quedaron divididos únicamente en Asdingos (o Victovales) y Silingos, desapareciendo mezclada entre ambos grupos y con los longobardos, la tribu los Lacringos, durante el siglo III.

A partir del 275 los Asdingos se enfrentaron a los godos por la posesión del Banato (aban-donado por Roma), mientras los Silingos, seguramente bajo presión de los godos, abandonaron sus asentamientos en Silesia y emigraron junto a los Burgundios para acabar estableciéndose en la zona del Main. Sus ataques a Retia fueron rechazados por Probo.

El rey Asdingo Wisumarh (Wisumaro) combatió contra los godos procedentes del Este al mando de Geberico , que atacaron sus territorios. Wisumarh murió en lucha contra los godos y los integrantes de las tribus de Vándalos que no quisieron someterse a los godos hubieron de pasar a territorio imperial, estableciéndose en Panonia, donde también se establecieron los Cuados.

A principios del Siglo V habían abandonado Panonia (como también los Cuados) y se unieron a los suevos y alanos para invadir Las Galias. En las primeras luchas del año 406 murió el rey Godegisel (Godegisilo). Pocos años después los dos grupos vándalos acabaron fusionados. Llegaron a Hispania en el 409 d.C., donde se establecen como federados.

Parece ser que los Silingos dejaron su nombre a Silesia (derivado de Silingia) y los Vándalos en general lo dieron a Andalucía (Vandalusía). Un ducado de la Pomerania llevó antiguamente el nombre de Vandalia.

La formación y apogeo del reino vándalo: el reinado de Gensérico

En la Primavera de 429 los vándalos, liderados por su rey Genserico, decidieron pasar a África con el fin de hacerse con las mejores zonas agrícolas del Imperio.

Para ello lograron barcos con los cuales cruzaron el Estrecho y llegaron a Tánger y Ceuta. Luego se desplazaron al este, haciéndose, tras algunos años de lucha, con el control del África romana y controlando por tanto las fuentes de producción de la mayor región cerealera del viejo imperio, que en lo sucesivo tuvo que comprar el grano a los vándalos, además de soportar sus razzias piratas en el Mediterráneo Occidental.

Para ello contaban con el gran puerto de Cartago y con la flota imperial en él apresada. Sobre la base de esta última Genserico logró apoderarse de bases marítimas de gran valor estratégico para controlar el comercio marítimo del Mediterráneo occidental: las Islas Baleares, Córcega, Cerdeña y Sicilia.

Sin embargo el control vándalo del norte de África duraría sólo algo más de un siglo y se caracterizó por un progresivo debilitamiento militar del ejército vándalo, una gran incapacidad de sus reyes y aristocracia cortesana para encontrar un modus vivendi aceptable con los grupos dirigentes romanos y por la paulatina vida aparte de amplios territorios del interior, más periféricos y montañeses, donde fueron consolidándose embriones de Estados bajo el liderazgo de jefes tribales bereberes más o menos romanizados y cristianizados.

La política de la monarquía vándala fue fundamentalmente defensiva y de amedrentamiento contra todos sus más inmediatos enemigos, la propia nobleza bárbara y la aristocracia provincial romana. Una labor de desatención social y descabezamiento político que a la fuerza habría de afectar a las mismas estructuras administrativas heredadas del Imperio, lo que ocasionaría su definitiva ruina. La causa profunda de dicha ruina no sería otra que la misma base del poder de los reyes vándalos, el ejército, y las exigencias del mismo.

Genserico (428-477), el auténtico fundador del Reino vándalo, puso las bases del apogeo del mismo, pero también las de su futura decadencia. El cenit de su reinado y del poderío vándalo en África y el Mediterráneo lo constituyó la paz perpetua conseguida con Constantinopla en el verano del 474, en virtud de la cual se reconocían su soberanía sobre las provincias norteafricanas, las Baleares, Sicilia, Córcega y Cerdeña.

Sin embargo, desde los primeros momentos de la invasión (429-430) Genserico golpeó a la importante nobleza senatorial y aristocracia urbana norteafricanas, así como a sus máximos representantes en estos momentos, el episcopado católico, procediendo a numerosas confiscaciones de propiedades; entregando algunos de los bienes eclesiásticos a la rival Iglesia donatista y a la nueva iglesia arriana oficial. Tampoco en modo alguno pudo destruir las bases sociales de la Iglesia católica, que se convirtió así en un núcleo de permanente oposición política e ideológica al poder vándalo. Respecto de su propio pueblo, Genserico en el 442 realizó una sangrienta purga en las filas de la nobleza vándalo-alana.

Como consecuencia de ello dicha nobleza prácticamente dejó de existir, destruyéndose así el fortalecimiento de la misma, consecuencia del asentamiento y reparto de tierras.

En su lugar Genserico trató de poner en pie una nobleza de servicio adicta a su persona y a su familia. Elemento importante de dicha nobleza de servicio sería el clero arriano, favorecido con importantes donaciones, y reclutado entre bárbaros y romanos.

Con el fin de eliminar posibles disensiones en el seno de su familia y linaje por cuestión de la sucesión real, suprimiendo así también cualquier papel de la nobleza en la misma, Genserico creó un extraño sistema de sucesión, tal vez a imitación del que pudiera existir en los principados bereberes, denominado seniorato o “Tanistry”, en virtud del cual la realeza se transmitía primero entre hermanos por orden de edad y sólo después del fallecimiento del último de éstos se pasaba a una segunda generación.

Los reinados de los sucesores de Genserico no hicieron más que acentuar las contradicciones internas de la Monarquía , en medio de un debilitamiento constante del poder central y su falta de sustitución por otra alternativa.

La decadencia del reino vándalo

El reinado de su hijo y sucesor Hunerico (477-484) supuso un paso más en el intento de fortalecer el poder real destruyendo toda jerarquía sociopolítica alternativa.

Su intento de establecer un sistema de sucesión patrilineal chocó con la oposición de buena parte de la nobleza de servicio y de su propia familia, con el resultado de sangrientas purgas. El que dicha oposición buscara apoyo en la iglesia católica supuso que Hunerico en el 483 iniciase una activa política de represión y persecución de la misma, que culminó en la reunión en febrero del 484 de una conferencia de obispos arrianos y católicos en Cartago en la que el rey ordenó la conversión forzosa al arrianismo. La muerte de Hunerico en medio de una gran hambruna testimonió el comienzo de una crisis en el sistema fiscal del Reino vándalo, que habría de serle fatal.

Guntamundo (484-525) inútilmente trataría de buscar buenas relaciones con la antes perseguida Iglesia católica, en busca de su apoyo para impedir la extensión del poder de los principados bereberes, y como legitimación del Reino vándalo frente a un imperio constantinopolitano que con la política religiosa del emperador Zenón había roto con el Catolicismo occidental.

Sim embargo, el reinado de su hermano y sucesor Trasamundo (496-523) sería una síntesis de los dos precedentes, claro síntoma del fracaso de ambos. A falta de apoyos internos, Trasamundo buscaría sobre todo alianzas externas con Bizancio y el poderoso Teodorico, matrimoniando con la hermana de éste, Amalafrida .

La crisis política del final del reinado del ostrogodo incitó a su sucesor y sobrino Hilderico (523-530) a buscar a toda costa el apoyo del emperador Justiniano, para lo que intentó hacer las paces con la Iglesia católica africana, a la que restituyó sus posesiones. Política ésta que no dejó de crear descontentos entre la nobleza de servicio. Aprovechando una derrota militar frente a grupos bereberes esta oposición logró destronarle, asesinarle y nombrar en su lugar a uno de los suyos, Gelimer (530-534). Sin embargo, un intento de crear una segunda Monarquía vándala carecía de futuro. Falto de apoyos y debilitado militarmente, el Reino vándalo sucumbía ante la fuerza expedicionaria bizantina, de sólo 15.000 hombres, comandada por Belisario.

Fuente: Wikipedia

Vacceos

Los vacceos pueden considerarse el primer pueblo estabilizado en la Meseta Norte en los tiempos históricos. Según Diodoro Sículo, los vacceos eran el pueblo más culto entre los celtíberos, y Silbio Itálico lo definiría como emprendedor y comerciante.

Su existencia está probada al menos desde el siglo III a.C. Polibio relata – aunque él no fue testigo directo – la toma por Aníbal, en el 220 a .C. de las ciudades vacceas de Helmántica (Salamanca) y Arbucala (El Viso de Bamba, Zamora).

Considerados dentro del grupo de los celtíberos, su origen hay que buscarlo en el substrato indígena ibero-ligur. Un complejo proceso de evolución local con la aportación de elementos procedentes de otras culturas, bien a consecuencia de la incorporación de nuevos elementos étnicos o bien por los contactos con otros pueblos vecinos, dará como consecuencia la civilización vaccea.

El estudio de yacimientos donde se encuentran elementos propios de la cultura vaccea sobre los restos de culturas anteriores – como en el caso del Soto de Medinilla (Valladolid), donde existen evidencias de poblamiento desde el eneolítico hasta la II Edad de Hierro, es decir, el periodo vacceo – permite estudiar con cierto detalle la evolución de los grupos humanos de esta zona de la meseta, dando paso a la teoría evolutiva de esta civilización.

La valoración de los aspectos culturales relacionados con el sur de España, apenas tenidos en cuenta en las primeras investigaciones, así como los datos que aportan los estudios realizados sobre la ruta interior del estaño, han posibilitado a partir de 1.970 avanzar notablemente en el conocimiento de la formación de la civilización vaccea. Actualmente parece probada la existencia de una ruta terrestre para el comercio del estaño en la época de apogeo de la civilización de Tartessos. Esta ruta coincide con la que posteriormente sería utilizada por Roma y conocida como Ruta de la Plata. El tránsito durante siglos de esta ruta puso en contacto a los pueblos del interior con los más evolucionados del sur de España.

La civilización vaccea se extendía sobre el centro de la Meseta Norte por ambas orillas del Río Duero. Ocupaban la totalidad de la provincia de Valladolid y parte de León, Palencia, Burgos, Segovia, Ávila, Salamanca y Zamora. Actualmente sus fronteras son difíciles de precisar, ya que variaron a través del tiempo.

A la llegada de los romanos los ríos Cea y Esla les separaban de los astures por el noroeste, mientras que la línea que se puede trazar entre los ríos Esla y Pisuerga al norte de Carrión de los Condes sería la frontera con los cántabros. Al este los ríos Pisuerga y Arlanza marcaban el límite con los turmogos y un poco más al sur, ya en las provincias de Soria y Segovia, los arévacos eran su vecinos y aliados.

Por el sur y sudoeste la frontera con los vettones resulta más difícil de precisar. Es probable que llegaran a tomar contacto con los lusitanos al oeste de Zamora.

Fuente: Wikipedia

Tres Reinos de Corea

Los Tres Reinos de Corea eran Koguryo (o Goguryeo), Paekche (o Baekje) y Silla, que dominaban la Península Coreana y partes de Manchuria durante gran parte del primer milenio de nuestra era. El periodo de los Tres Reinos se suele considerar que empieza en el siglo IV y termina con el triunfo de Silla sobre Koguryo en el año 668. El nombre “Samguk”, o “Tres Reinos”, fue utilizado en los títulos coreanos de los textos clásicos Samguk Sagi y Samguk Yusa, escritos ambos en el siglo XII.

Crónicas históricas

Según relatan las crónicas coreanas, las primeras raíces de los Tres Reinos se pueden encontrar en el año 57 adC, cuando el reino de Saro (posteriormente Silla) del sureste de la península obtuvo autonomía de la China de la dinastía Han. Koguryo, mientras tanto, emergió en las riberas norte y sur del río Yalu (Río Amnok en coreano). La primera referencia al nombre “Koguryo” en las crónicas chinas proviene del año 75 adC, como distrito local. Se independizó de China en el año 37 adC según las fuentes coreanas.

Las crónicas coreanas registraron el año 18 adC como el año del establecimiento de Baekje. La capital se encontró al principio cerca de lo que hoy es Seúl, posteriormente se trasladó al sur a Ungjin (actualmente Gongju) y posteriormente aún más al sur en Sabi (actualmente Puyo o Buyeo, según el sistema de romanización usado). Las crónicas chinas sugieren, sin embargo, que Paekche fue establecido en el siglo IV por un general de Koguryo.

Como los orígenes de los tres reinos se pueden fechar en el siglo I adC, a veces se considera que el periodo de los Tres Reinos cubre el periodo entero comprendido entre el siglo I adC y el siglo VII de nuestra era. Sin embargo, las evidencias históricas y arqueológicas muestran un cambio profundo en la naturaleza de la vida en la península alrededor del siglo IV, razón por la cual la mayoría de los estudiosos como Best (2000) y Lee (1984) consideran que el periodo de los Tres Reinos propiamente dicho comenzó en torno al año 300. Antes de entonces, hay poca evidencia que indique una organización política sistemática por encima del nivel de la ciudad-estado amurallada en el sur de la península. La evidencia historiográfica indica que entidades como Mahan y Jinhan tenían más poder que los aún muy primitivos reinos de Silla y Paekche, que sólo aparecen como estados menores en el San guo zhi del siglo III. En el siglo IV, los tres reinos empiezan a aparecer con regularidad en las crónicas chinas de la época.

Durante la dinastía Han, se establecieron comandancias para gobernar gran parte del norte de la península coreana. Tras el final de la dinastía Han, al principio del siglo III, estas comandancias siguieron existiendo durante cierto tiempo como estados cuasi-independientes. La última en caer, la comandancia de Lelang, fue absorbida por Koguryo en 313. Así, el principio del periodo de los Tres Reinos se caracterizó por la eliminación de la influencia china y un reajuste en las relaciones de poder en la península.

Los tres reinos compartían una herencia cultural similar. Se cree que sus religiones originales fueron de tipo chamanista, pero fueron incorporando paulatinamente influencias chinas (en particular del confucianismo y el taoísmo). En el siglo IV, el budismo fue introducido en la península y se expandió con rapidez, convirtiéndose en la religión oficial de los tres reinos en un tiempo relativamente corto. Na (2003) argumenta que el budismo jugó un papel importante al proporcionar respuestas a la sociedad en una época en que se estaba desmoronando el estilo de vida comunal tradicional.

Tres Reinos

Koguryo

Koguryo, el mayor de los tres reinos, tenía dos capitales en alternancia. Nangnang (actualmente Pyongyang) y Kungae sobre el río Yalu. Al principio el estado se encontraba en la frontera con China, y fue conquistando poco a poco vastos territorios de Manchuria y acabó destruyendo la colonia china de Nangnang en 313. La influencia cultural china permaneció hasta que el budismo fue adoptado como religión oficial en 372.

Paekche

En el siglo IV, Paekche era un estado muy próspero y dominaba el sur de la península.

Silla

En 503 pasó de llamarse Saro a Silla. El reino de Silla absorbió por completo el reino de Gaya durante la primera mitad del siglo VI. La capital de Silla era Sorabol (actualmente Kyongju). El budismo fue la religión oficial en 528.

Otros reinos pequeños

Antes y durante este periodo, existían otros reinos y estados tribales de menor tamaño, como Gaya, Dongye, Okcho, Puyo, Usan y Tamna.

Unificación

Aliada con China bajo la dinastía Tang, Silla conquistó Koguryo en 668, tras haber conquistado Paekche en 660, entrando así en el periodo de Silla Unificada y poniendo fin al periodo de los Tres Reinos.

Fuente: Wikipedia

Tratado de Waitangi

El Tratado de Waitangi es el documento fundacional de la nación de Nueva Zelanda. Fue firmado en la Bahía de las Islas el 6 de febrero de 1840 por el Capitán William Hobson, varios residentes ingleses y aproximadamente 45 jefes maoríes. El documento rubricado en Waitangi fue después entregado a otras localidades norteñas para obtener firmas maoríes adicionales.

Fuente: Wikipedia