Archivos de la categoría Psicología

Afectividad

Afectividad, término que designa el sentimiento de placer o dolor que acompaña a las emociones. En muchas corrientes y escuelas psicológicas la afectividad se considera la base de la vida psíquica; sin embargo, como concepto o categoría científica tiene una historia reciente.

El filósofo alemán Immanuel Kant contribuyó de forma decisiva a su consolidación como categoría diferenciada de los procesos cognitivos y apetitivos. La afectividad puede clasificarse en distintas modalidades (sentimientos, emociones, pasiones y otras) en función de la intensidad, duración, las bases fisiológicas, etcétera, aunque lo que realmente la caracteriza es la experiencia de agrado o desagrado que se hace patente.

La afectividad juega un papel fundamental en el desarrollo de la vida humana: mediante ella nos unimos a los otros, al mundo y a nosotros mismos. Este sentimiento aparece en las conductas más elementales de la vida animal y se va volviendo más compleja según nos elevamos en la escala.

Antipsiquiatría

Antipsiquiatría, movimiento contra las escuelas dominantes del psicodiagnóstico y la psicoterapia que surgió en la década de 1960 y con la aparición de nuevas teorías sobre las causas y el tratamiento de las enfermedades mentales como la esquizofrenia.

Los defensores de la antipsiquiatría, como Ronald D. Laing, rechazan las teorías que limitan el origen de la psicosis a las causas somáticas y sostienen que debe prestarse especial atención a las influencias nocivas de la sociedad y la familia.

Laing afirmó en su obra Cordura, locura y familia (1964) que las causas de la esquizofrenia se encuentran principalmente en las relaciones familiares viciadas. Numerosos representantes de la antipsiquiatría rechazan de forma general la existencia de los hospitales psiquiátricos, ya que, según ellos, el enfermo psíquico debe estar en contacto con la sociedad.

Esta teoría ha tenido una gran influencia en Italia, país en el que se decretó en 1978 el cierre de todas las clínicas psiquiátricas, aunque todavía siguen funcionando algunas de ellas. Según el modelo italiano, los enfermos deben ser cuidados por sus familias o tratados en hospitales generales. Pero, según la mayoría de los médicos y psiquiatras implicados, en la práctica esto origina un empeoramiento de su situación.

Bisexualidad

La bisexualidad es una orientación sexual que involucra atracción física y/o romántica hacia individuos de ambos sexos. El término posee el mismo origen que aquellos referidos a otras orientaciones sexuales, homosexualidad y heterosexualidad.

La bisexualidad no debe confundirse con el travestismo, que consiste en vestirse y actuar como una persona del sexo opuesto, ni con la transexualidad, que consiste en la identificación con los caracteres sexuales del sexo opuesto. Sin embargo, eso no quiere decir que los transexuales o los travestis no sean bisexuales.

En general, los bisexuales están satisfechos con el sexo con el que han nacido y no poseen, tal como podría creerse, órganos sexuales de ambos sexos, como se da en los hermafroditas.

Trauma

Generalmente se denomina trauma tanto a un evento que amenaza profundamente el bienestar o la vida de un individuo, como a la consecuencia de ese evento en el aparato o estructura mental o vida emocional del mismo.

Se trata en sí de un trastorno emocional que causa una alteración permanente del equilibrio mental a raíz de una vivencia profunda y conmovedora, como, por ejemplo, situaciones de miedo, asco o pánico. Un trauma puede ser causa de alteraciones psíquicas y de neurosis.

Vivencias traumáticas pueden ser, por ejemplo, el nacimiento, la separación prematura del niño del amparo de su madre, un accidente o un fracaso ante una determinada situación. También, el fracaso en un examen puede tener consecuencias traumáticas similares para el estudiante. En el tratamiento de este tipo de alteraciones se consiguen buenos resultados con la hipnosis y ciertas formas de autoentrenamiento.

Inhibición

Inhibición (del latín inhibere, ‘impedir, obstaculizar, reducir o disminuir’) se hace referencia a la inhibición de conductas dentro del constructo denominado función ejecutiva refiriéndose a la condición de interrupción de alguna respuesta o secuencia de conductas que anteriormente han sido automatizadas o aprendidas para resolver alguna tarea o acción.

Se considera una alteración de la evolución normal de las funciones corporales o psíquicas, provocada por sentimientos de miedo, angustia, culpabilidad, inferioridad o de referencia. Característica de los trastornos emotivos, el individuo se ve incapacitado para actuar como habitualmente lo haría en situaciones similares.

Para el fisiólogo ruso Iván Pávlov, todo estímulo crea una excitación y una inhibición, mecanismos opuestos básicos para comprender los reflejos condicionados. Pávlov llevó a cabo experimentos sistemáticos con ambos mecanismos, y llegó a comprobar la inhibición desde los niveles más elementales del sistema nervioso.

El psicólogo británico Hans J. Eysenck, quien realizó estudios sobre la personalidad, consideró que la inhibición era fundamental para analizar la extraversión y la introversión. Según Eysenck, ambas tipologías de comportamiento dependen de la rapidez con que surge la inhibición, la intensidad de la misma y su duración. Los individuos extravertidos presentan una inhibición de rápido aumento, fuerte reacción y lenta desaparición; por el contrario, el comportamiento introvertido produce una inhibición reactiva débil, de desarrollo lento y de rápida disminución.

La inhibición frena el pensamiento y provoca la disminución de la actividad psicomotriz y voluntaria. Aparece en diversos grados en los individuos que sufren psicastenia (neurosis que se caracteriza por un sentimiento de imperfección, timidez, hipersensibilidad y temor) o melancolía.

Yo

Pronombre personal que corresponde a la primera persona del singular

Término empleado en filosofía y en psicología para designar a la persona humana en tanto que ella es consciente de sí misma y objeto del pensamiento.

En Psicoanálisis:

Retomado por Sigmund Freud, el vocablo designó en un primer momento la sede de la conciencia. El yo estaba entonces delimitado en un sistema denominado primera tópica, que comprendía el consciente, el preconsciente y el inconsciente.

A partir de 1920, el término cambió de estatuto, conceptualizado por Freud como una instancia psíquica en el marco de una segunda tópica, con otras dos instancias: el superyó y el ello. El yo aparecía entonces como en gran parte inconsciente.

Esta segunda tópica (yo/ello/superyó) dio origen a tres lecturas divergentes de la doctrina freudiana: -Ego Psychology y Anna Freud-, Jacques Lacan y Melanie Klein.

Fuente: Wikipedia

Violencia

La violencia es un comportamiento deliberado que resulta en daños físicos o psicológicos a otros seres humanos, o más comúnmente a otros animales y se lo asocia, aunque no necesariamente, con la agresión, ya que también puede ser psicológica o emocional, a través de amenazas u ofensas.

Algunas formas de violencia son sancionadas por la ley o la sociedad, otras son crímenes. Distintas sociedades aplican distintos estándares en cuanto a las formas de violencia que son o no aceptadas.

Fuente: Wikipedia