Teología negativa

La teología negativa es una doctrina filosófica y teológica que rechaza todo conocimiento positivo de la naturaleza o esencia de Dios; de acuerdo a la teología negativa, para el intelecto humano sólo es posible aprehender lo que Dios no es, mientras que la comprensión real de la divinidad es imposible, aún de manera fragmentaria.

Para esta doctrina, Dios es incognoscible e incomprensible; lo que conocemos y comprendemos nunca es lo divino, sino una entidad finita.

De aquí se deduce que sólo podemos decir de Dios lo que no es: que no es un género, ni una especie, y que está más allá de todo lo que podemos conocer y concebir.

La teología negativa o vía negativa como forma de expresar lo inefable se inicia en el pensamiento cristiano con Clemente de Alejandría (siglo II), continua en la obra de San Agustín (siglo IV) y, sobre todo, en los escritos del Pseudo Dionisio (siglo V).

En palabras del Pseudo Dionisio, cuando la mente ha desnudado su idea de Dios de los modos humanos de pensamiento, penetra en la “oscuridad del no-saber”, en la cual “renuncia a toda aprehensión del entendimiento y se entrega a lo que es totalmente intangible e invisible… unida a Aquel que es totalmente incognoscible.” (Teología Mística, 1).

Fuente: Wikipedia