Teología

Teología es literalmente estudio de Dios (del griego ?e??, theos, «Dios»; + ?????, logos, «estudio»).

Este término fue usado por primera vez por Platón en « La República » para referirse a la comprensión de la naturaleza divina por medio de la razón, en oposición a la comprensión literaria propia de sus poetas coetáneos. Más tarde, Aristóteles empleó el término en numerosas ocasiones, con dos significados:

Teología como la rama fundamental de la ciencia filosófica, también llamada filosofía primera o ciencia de los primeros principios, más tarde llamada Metafísica por sus seguidores.

Teología como denominación del pensamiento mitológico inmediatamente previo a la Filosofía , en un sentido peyorativo, y sobre todo usado para llamar teólogos a los pensadores antiguos no-filósofos (como Hesíodo y Ferécides de Siro).

San Agustín tomó el concepto teología natural (theologia naturalis) de la gran obra «Antiquitates rerum divinatum», de M. Terencio Varrón, como única teología verdadera de entre las tres presentadas por Varrón: la mítica, la política y la natural.

Sobre ésta, situó la teología sobrenatural (teología supernaturalis), basada en los datos de la revelación y por tanto considerada superior.

La teología sobrenatural, situada fuera del campo de acción de la Filosofía , no estaba por debajo, sino por encima de ésta, y la consideraba su sierva, que la ayudaría en la comprensión de Dios.

Teodicea, término empleado actualmente como sinónimo de teología natural, fue creado en el s. XVIII por Leibniz como título de una de sus obras: «Ensayo de Teodicea. Acerca de la bondad de Dios, la libertad del hombre y el origen del mal», si bien Leibniz se refería con teodicea a cualquier investigación cuyo fin fuera explicar la existencia del mal y justificar la bondad de Dios.

La Teología Sobrenatural

La TS se pregunta acerca de la naturaleza, las propiedades y la esencia de Dios usando

Como fuente la Revelación y como método la lógica trinitaria. En este sentido la TS es en su mayor parte cristiana, aunque también las religiones no cristianas tienen una respetable tradición teológica, pero basada en otros principios.

Las iglesias cristianas y su teología se fundan sobre dos misterios aceptados por todas: El Misterio Trinitario y el Misterio Cristológico.

Misterio Trinitario Es la existencia de Dios como Uno y Trino, es decir, tres Personas distintas pero una sola naturaleza divina: el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo -que es la relación de Amor entre el Padre y el Hijo.

Misterio Cristológico Es la entera vida de Jesucristo, -la segunda Persona o el Hijo-: Su nacimiento, pasión, muerte y resurrección, por la que reconcilia a los hombres con Dios Padre.

El misterio radica en la imposibilidad de entender cómo coinciden en la misma Persona dos naturalezas, la Divina , infinita y eterna, con la humana, finita y mortal, de manera que se dé por ejemplo la paradoja de que la misma Persona de Jesús, del viernes de crucifixión al domingo de resurrección, haya estado muerta como hombre y al mismo tiempo viva como Dios junto al Padre y al Espíritu Santo.

Es el misterio de que sea, a partir de su nacimiento histórico, verdadero Dios y verdadero hombre.

En el medioevo surgieron múltiples cismas entorno a la naturaleza de Cristo y en referencia a la virginidad de María. Con respecto a esta última, la controversia en parte giraba en que en Mateo 1:23 el ángel anuncia el nacimiento en condición virginal, mientras que Isaías en su profecía alude a una “almah” que en hebreo significa “niña” o “jovencita”, pero no a una “bethulah” que significa “virgen” .

Éste es un pequeño ejemplo de las dificultades de la teología como disciplina científica, al tener que encontrar la no contradicción entre los argumentos filológicos y filosóficos, y las afirmaciones dogmáticas del Magisterio de la Iglesia Católica , sostenidas por ser “Inspiradas por Dios”.

Fuente: Wikipedia