Teoría crítica

La escuela de Francfort desarrolla la teoría crítica la cual se opone a los neopositivistas, retomando la discusión en torno al objeto y método apropiado para las ciencias sociales. Dentro de esta escuela encontramos pensadores tales como Horkheimer, Marcuse, Adorno y Fromm.

La teoría crítica se fundamenta en aportaciones del marxismo e incorpora algunas ideas del psicoanálisis en su crítica a la ciencia y a la sociedad.

Una de las primeras críticas que esta escuela hace al neopositivismo, y específicamente al racionalismo crítico, es el carácter de criterio último y justificador de los hechos.

El positivismo no se percata de que la observación de los hechos está condicionada por la circunstancia histórica y social en que ésta se produce. Por tanto, no hay en si la observación directa de lo empírico.

El investigador observa los hechos desde la perspectiva marcada por el momento histórico, cultural y social de su tiempo. La observación de los hechos es importante, pero no basta referirse a lo dado, el hecho debe observarse en sus potencialidades y significado, debe ser comprendido en el contexto social e histórico en que se produce.

Una corriente social que surge de las divergencias con la escuela neopositivista es la denominada racionalismo crítico.