Teoría heliocéntrica

Nicolás Copérnico, es uno de los astrónomos más importantes de la Historia. La publicación en 1543 del libro De Revolutionibus de Copérnico viene a marcar el comienzo de una revolución en astronomía, que, desbancando a la Tierra como centro del Universo (teoría geocéntrica de Claudio Ptolomeo), inauguraba el reinado del Sol (Teoría Heliocéntrica).

Nícolas Copérnico revolucionó la ciencia al postular que la Tierra y los demás planetas giran en torno a un Sol estacionario. Copérnico adoptó la revolucionaria idea de una Tierra en movimiento para resolver el problema planetario que, según opinaba, no estaba satisfactoriamente resuelto.

En el sistema heliocéntrico resultaba mucho más sencillo realizar el cálculo correcto de las posiciones planetarias y por ello Copérnico no dudó en romper con una tradición de más de 2000 años de una Tierra en reposo.

El heliocentrismo ya había sido descrito en la antigüedad por Aristarco de Samos quien se había basado en medidas sencillas de la distancia de la Tierra al Sol que determinaban un tamaño del Sol mucho mayor que el de nuestro planeta.

Por esta razón Aristarco propuso que era la Tierra quién giraba alrededor del Sol y no a la inversa siendo el primer proponente del modelo heliocéntrico.

Hipótesis fundamentales

Las hipótesis fundamentales de la Teoría Copernicana son:

1.- El mundo (universo) es esférico.

2.- La Tierra también es esférica.

3.- El movimiento de los cuerpos celestes es regular, circular y perpetuo o compuesto por movimientos circulares.

Se distinguen varios tipos de movimientos:

3.1.- Movimiento diurno: Causado por la rotación de la Tierra en 24 horas y no de todo el universo.

3.2.- Movimiento anual del Sol: Causado por la traslación de la Tierra alrededor del Sol en un año.

3.3.- Movimiento mensual de la Luna alrededor de la Tierra.

3.4.- Movimiento planetario: Causado por la composición del movimiento propio y el de la Tierra. La retrogradación del movimiento de los planetas no es más que aparente y no un movimiento verdadero y es debido al movimiento de traslación de la Tierra alrededor del Sol.

4.- El cielo es inmenso respecto a la magnitud de la Tierra.

5.- El orden de las órbitas celestes. Tras criticar el orden que la astronomía tolemaica asignaba a los planetas, da el orden correcto de su alejamiento del Sol.

Es indudable que los 2.000 años de teoría geocéntrica no acabaron repentinamente tras la publicación del libro de Copérnico sino que la transición entre ambos sistemas fue más gradual gobernada por una necesidad social inspirada en los nuevos aires renacentistas y del Neoplatonismo que se respiraban.

Movimiento de los planetas en la Teoría heliocéntrica

Cuando Copérnico sugiere que la Tierra se movía alrededor del Sol, como un planeta más y que el complicado Movimiento de los planetas en el cielo era el resultado del movimiento de la Tierra alrededor del Sol combinado con la propia rotación terrestre.

A pesar del intento de presentar un modelo heliocéntrico por parte de Aristarco varios siglos antes y del de Copérnico durante el renacimiento lo cierto era que el modelo Ptolemáico describía con suficiente exactitud los movimientos de los planetas como para contentar a muchos de los astrónomos y astrólogos de la época.

Pero lo que atrajo a Copérnico y a los demás científicos que se fijaron en su modelo era la extrema simplicidad del mismo. A pesar de todo, habría que esperar a Kepler para ver un buen modelo del movimiento planetario.

En el modelo copernicano el intervalo entre dos conjunciones superiores o inferiores si el planeta es interior y dos conjunciones u oposiciones si el planeta exterior se llama periodo sinódico.

(La voz Sinódico, en griego, significa “reunión” o “conjunción”). Desde la antigüedad se conoce dicho periodo para todos los planetas. En dicho periodo sinódico se repiten las distintas configuraciones de los planetas.

Cabe destacar que las ideas de Copérnico surgen en un contexto de crisis del modelo ptolemáico el cual seguía teniendo fallos y cada vez se complicaba más con la inclusión de nuevos epiciclos.

Consideraciones finales

Si bien no se puede considerar a Copérnico ni como descubridor del heliocentrismo ni como desarrollador verdadero de la teoría sí cumplió una función crucial como inspirador para los científicos que le sucederían.

La verdadera revolución aun habría de venir y removería los cimientos de la iglesia cuya lucha contra el avance científico llevaría a Giordano Bruno a la hoguera y a Galileo a retractarse de sus observaciones y teorías.

Sin embargo, fueron las observaciones de Galileo de los satélites jovianos las que constituyeron finalmente la prueba definitiva que inclinaría la balanza a favor de la revolución copernicana. Esta teoría es ridícula

Fuente: Wikipedia