Totalitarismo

Se conoce como totalitarismos a las de ideologías y regímenes políticos basados en principios totalitarios.

Estos regímenes e ideologías tienen una visión monocrática del poder opuesta a la de las democracias o poliarquías. Se trata de un poder absoluto que alcanza todos los ámbitos y se manifiesta a través de la autoridad ejercida jerárquicamente.

El totalitarismo se diferencia del autoritarismo en el grado de intensidad en que se manifiestan algunos de sus elementos comunes:

Concentración de poder en una sola persona o grupo muy reducido (raza, nación, clase…) que puede incluso conducir al culto a la personalidad del líder.

Justificación de la actuación política mediante una doctrina global que se manifiesta en todas las esferas de la actuación humana: economía, cultura, familia, religión

Empleo sistemático del terror para eliminar a la disidencia u oposición.

El elemento esencial que comparten los sistemas totalitarios es la voluntad de convertir la política estatal en un mecanismo para controlar todas las esferas de la actividad humana y ocupar todo el espacio social.

Ejemplos

Se suele considerar como ejemplos de régimen totalitario a los siguientes:

  • Régimen Nazi de Alemania (1933-1945)
  • Estalinismo en la URSS (1936-1956)
  • Régimen de los jemeres rojos en Camboya (1975-1979).